AULA LIBRE DIGITAL

Portada del sitio > 13. Tablón de anuncios > "Quiero la peli, no el libro"

Diario de Jerez

"Quiero la peli, no el libro"

¿Son La Tele Y El Cine Enemigos De La Lectura?

Martes 19 de mayo de 2009, por aulalibre


Mayo no es el mes del libro pero le va a la zaga y muchas Ferias se celebran en estas fechas. Aunque hablar del libro no es siempre hablar de lectura: hay algunas colecciones en las que cada volumen contiene tres o cuatro novelas. Son tomos pequeños y gordos, de letras apretadas y papel fino, cuyo objetivo es decorar una sala. No sé quien disfrutaría leyéndolos pudiendo optar a mejores ediciones de cada una de esas novelas por separado.

Al margen de estos casos, estos meses en torno al libro son propicios para fomentar la lectura y eso hacía un padre que llevaba a su hijo a una Feria del Libro. Hacía o pretendía hacer. Él había comprado para sí algunos libros, se había puesto a ojear otros, le había mostrado alguna ilustración interesante incluso el llamativo índice de una novela moderna… hasta que llegó a "Crepúsculo" y se lo ofreció a su adolescente hijo:

 Quiero la peli. No el libro.

El niño había sido claro: no tenía ninguna disposición a la lectura y el padre pensaría algo así como "maldito cine", o "dichosos vídeos y televisión que contra ellos no hay quien pueda".

La cosa es que tal vez el hijo tuviera razón. Las novelas juveniles modernas se escriben casi como guiones cinematográficos: ya no hay descripciones (por ejemplo) sino que se apoyan en referentes muy conocidos, y lo que hay sobre todo es acción y diálogos, escenas con personajes. Por un lado porque van dirigidas a un público que ha crecido "al calor de la tele" y por otro porque si van comercialmente bien se venden los derechos para el cine. Lo que el padre quizás no sepa que una vez vista la primera parte, no tendrán paciencia para esperar a ver la segunda y entonces se acercarán al libro, y se llevarán leída la trilogía antes de que el cine se ponga al día.

Hay quien dice que si no puedes con tu enemigo te unas a él. Lo primero es no considerar al cine y la tele como enemigos, porque saldríamos perdiendo. Lo segundo es intentar sacarle partido a tu favor. Por ejemplo, el padre anterior le podía haber comprado a su hijo el vídeo de la película y los dos libros siguientes.

Lo importante es que disfruten con películas, series de TV y videojuegos que contengan auténticas y buenas historias, porque así será mucho más fácil que quieran ir a buscarlas allí donde existen en un estado más puro para ser reinventadas por cada lector, a los libros.

José García Oliva. Experto en literatura infantil y juvenil.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto