AULA LIBRE DIGITAL

Portada del sitio > Cuadernos de formación en linea > Redacción para internet > Un estudio señala que los neandertales no eran menos inteligentes que los (...)

Informa El País

Un estudio señala que los neandertales no eran menos inteligentes que los homo sapiens

Científicos ingleses y estadounidenses descartan que el uso de herramientas afiladas significara un mayor intelecto

Martes 26 de agosto de 2008, por aulalibre


(Herramienta neandertal hallada en Beedings- UCL)

ELPAÍS.com/EFE - Madrid/Washington - 26/08/2008

Científicos ingleses y estadounidenses han formulado un estudio que aporta nuevos elementos para refutar una teoría sustentada desde hace más de 60 años: que la extinción de los neandertales se debió a que eran menos inteligentes que el homo sapiens, el antepasado directo del hombre.

La investigación, publicada en la Journal of Human Evolution, indica que los neandertales eran tan buenos cazadores como los homo sapiens. Asimismo el estudio afirma que no existían diferencias notables entre ambas especies en su capacidad de comunicación. Hasta ahora, uno de los elementos que presuntamente demuestran la superioridad intelectual de los sapiens es la utilización de herramientas de piedra más afiladas que los romos usados por los neandertales.

"Tecnológicamente hablando no existe diferencia entre una herramienta y otra", ha señalado Metin Eren, estudiante de arqueología experimental de la Universidad de Exeter y autor principal del estudio. "Cuando pensamos en los neandertales, necesitamos dejar de pensar en términos como estúpido o menos avanzado, y pensar en que eran diferentes", señaló.

Esas herramientas fueron producidas por el homo sapiens durante la colonización de Europa, hace aproximadamente 40.000 años. Hasta hace tiempo se creía que esos utensilios o armas los homo sapiens habían superado y expulsado a sus rivales de la Edad de Piedra.

Los científicos de la Universidad de Exeter, de la Universidad Metodista del Sur y de la Universidad Estatal de Texas, niegan tal diferencia en las tecnologías y van más allá al afirmar que es posible que las herramientas usadas por los neandertales hayan sido mejores que las del homo sapiens. "Es hora de que los arqueólogos comiencen a buscar otras razones de la extinción de los neandertales y la supervivencia de nuestros antepasados", señaló Eren.

Los neandertales aparecieron durante la glaciación europea, mientras que los homo sapiens surgieron en África y se propagaron al resto del mundo hace entre 40.000 y 50.000 años. Se cree que los neandertales se extinguieron hace unos 28.000 años, lo que sugiere al menos 10.000 años de posible interacción con los antepasados de nuestra especie

No hubo cruce entre neandertales y humanos

Científicos españoles identifican el gen del pelirrojo en la especie extinta, en un fósil asturiano de El Sidrón

MALEN RUIZ DE ELVIRA - Madrid - 26/10/2007

"No hay evidencia de que hubiera hibridación entre neandertales y humanos modernos y muchas evidencias de que no la hubo", afirma Carles Lalueza Fox, quien ha dirigido el estudio de un fósil de la especie extinta, procedente de la cueva asturiana de El Sidrón, en el que se ha identificado un gen importante y llamativo, el del cabello pelirrojo y la piel clara. La conclusión es que probablemente al menos algunos neandertales eran pelirrojos.

Además -doble premio- es una variante de este gen que no se encuentra en los humanos modernos. Así que Lalueza y su equipo han identificado, y así lo publica hoy Science, la primera diferencia genética funcional entre las dos especies. El mismo equipo ya halló en fósiles de neandertal un gen relacionado con el habla, el FOXP2, y éste sí es el mismo que existe en los humanos modernos.

El peligro muy real de que cuando se cree que se está estudiando ADN antiguo, por contaminación de la muestra se está analizando en realidad ADN de cualquier persona en contacto con ella, no preocupa a Lalueza y su equipo. Están seguros de que la técnica de extracción en condiciones de aislamiento -única en el mundo, aseguran- que están utilizando en El Sidrón aleja este peligro. Sin embargo, como en ciencia es común aquello de dos pasos adelante y uno atrás, todo indica que no es válido, precisamente por contaminación, un estudio publicado hace un año en la revista Nature. Firmado por el experto mundial Svante Pääbo, indicaba que las dos especies tuvieron relaciones sexuales que dieron lugar a descendientes, y que se separaron en el curso de la evolución hace sólo 500.000 años. De ahí el comentario de Lalueza sobre que no hubo hibridación. Los datos indican ahora que las dos especies divergieron mucho antes, hace 900.000 años.

"Me sorprendió tanto el gen de la pigmentación MCR1, que encontramos el año pasado, que lo confirmamos en otros dos laboratorios europeos y en otro fósil, italiano", explica el investigador de la Universidad de Barcelona. Además, para comprobar que la mutación hallada podía tener efectos sobre la pigmentación del pelo y de la piel de los neandertales, transfirieron el gen mutado a células pigmentarias cultivadas en placas.

Los científicos españoles colaboran desde este año con Pääbo en el macroproyecto de elaborar el genoma completo del neandertal y ya llevan secuenciados 65 millones de pares de bases (los elementos del ADN).

Los neandertales podían hablar como los humanos actuales

El cambio climático se descarta como causa de la extinción de la antigua especie

ALICIA RIVERA - Madrid - 13/09/2007

Un hueso de la garganta, el hioides, interesa mucho a los paleontólogos que intentan averiguar si las especies humanas anteriores a la nuestra eran capaces o no de hablar. Y un par de hioides preneandertales de hace 500.000 años y prácticamente idénticos a los nuestros, hallados en Atapuerca (Burgos), permite ahora a los científicos concluir que sí, que esa antigua especie europea podía hablar, aunque no significa que necesariamente lo hiciera.

El estudio de esos dos hioides, cuyo hallazgo es de por sí muy llamativo dado que estos pequeños y frágiles huesos apenas se encuentran en los yacimientos, se añade a investigaciones previas sobre la morfología del oído de los preneandertales. Esos estudios, realizados por el mismo equipo de Atapuerca, indican que también ese órgano era muy similar al nuestro y que sería igualmente sensible a las frecuencias del habla humana.

La conclusión desmonta la hipótesis de muchos científicos de que los neandertales y sus antecesores preneandertales tendrían un hioides similar al de los chimpancés, incapaces de hablar. Aún así, las similitudes morfológicas de garganta y oído no significa que hablasen, sino que podían hacerlo. Como dice Ignacio Martínez, que dirige, junto con Juan Luis Arsuaga, el equipo que ha descubierto y analizado los dos hioides, "los neandertales tenían el hardware necesario para hablar, pero no sabemos nada del software, la mente, porque no fosiliza".

Los investigadores dan a conocer su trabajo en la prestigiosa revista Journal of Human Evolution. Hasta ahora, destaca Martínez, sólo se habían encontrado otros tres hioides de homínidos en el mundo: uno de hace 60.000 años, otro de 40.000 (hallado en Asturias) y un tercero de hace unos 3,3 millones de años, muy parecido al hueso correspondiente del chimpancé.

El hioides es responsable de la mayoría de los movimientos de la lengua y de la laringe que no sólo actúa al tragar, sino que impiden que los alimentos sólidos o líquidos entren en la tráquea y el animal se ahogue. Pero además, explica Martínez, "los movimientos de la lengua y la laringe están implicados en una función exclusivamente humana: el habla".

El nuevo estudio tiene mayor trascendencia aún si se tiene en cuenta que la capacidad de vocalización de la especie humana actual frente a la incapacidad de los neandertales se ha barajado como una diferencia que pudo ser determinante en el misterioso declive de los segundos y su completa extinción, hace algo menos de 30.000 años. Ambas especies habían vivido en el territorio europeo durante miles de años, seguramente sin cruzarse, y sin haber dejado indicios de enfrentamiento que justificase la desaparición de una de ellas. Si ambas podían hablar, esta no era una ventaja clave para la supervivencia de una sobre otra.

También se ha considerado la posibilidad de que fuera el clima y la diferente capacidad de adaptación de las dos especies a sus cambios la causa, al menos parcial, de la extinción de los neandertales. Pero también este factor pierde peso con un nuevo estudio que se presenta hoy en Nature. El equipo internacional que lo ha hecho, con participación de la española Isabel Cacho (Universidad de Barcelona), afirma que la extinción de los neandertales no coincide con ningún episodio climático extremo, por lo que "la variabilidad climática debió jugar únicamente un papel secundario en dicha extinción".

Con dos motivos descartados (ni habla ni clima), la desaparición de los neandertales resulta cada vez más misteriosa.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto