AULA LIBRE DIGITAL

Portada del sitio > Fomento a la lectura > Sobre las habilidades de lectura (1)

DIARIO DE JEREZ (3-2-09)

Sobre las habilidades de lectura (1)

José García Oliva. Experto en literatura infantil y juvenil.

Martes 3 de marzo de 2009, por aulalibre


SER un lector competente supone leer sin preocuparte de cómo lo estás haciendo. Pero cuando se es docente, a la hora de poner al alumnado en situación de aprender a leer, tenemos que reflexionar sobre cómo se hace eso de leer y, especialmente, qué diferencias hay en la forma de leer según las distintas variables: el objetivo de lectura, el texto y el contexto.

El lector competente no lee igual la guía de teléfonos, que una novela, que las instrucciones de un aparato que va a poner a funcionar, que una carta personal, que una propaganda, que una notificación del banco, que una revista de cotilleos, que un documento profesional, que un ensayo, que una cartelera de cine, que la prensa, que… Porque son textos distintos, porque los lee para distinto fin y porque, generalmente, adecúa el espacio a esa lectura: esas personas que se llevan lectura al aseo no suele ser, precisamente la más complicada de leer. Ni nadie busca en el diccionario, ni necesita silencio absoluto, para localizar fontaneros en las páginas amarillas. Pues esta realidad hay que transmitirla al alumnado cuanto antes, para que no se acostumbre a leer todo de la misma manera. Y para ello tenemos que trabajar las distintas habilidades de lectura que ponemos en funcionamiento en cada caso.

Todo el mundo dice que de una palabra desconocida en el texto, podemos saber su significado por el contexto, pero ¿cómo se hace eso?, ¿qué actuaciones hacemos para trabajar esa habilidad?, ¿y cuándo tenemos que aplicarla? Porque pudiera ser que proceda más buscar en el diccionario para una certeza absoluta (objetivo de lectura: aprender, texto: científico) o que pasemos de preocuparnos de ella (objetivo: distracción, texto: novela).

Habilidades como hacer hipótesis sobre lo que estamos leyendo, verificarlas o corregirlas, jerarquizar las distintas ideas que aparezcan, deducir contenidos implícitos, establecer relaciones entre unas ideas y otras, hacer resúmenes de distinto tipo según el objetivo, interactuar con el texto, activar ideas previas antes y sacar conclusiones después, etc., han de ser presentadas una a una con actividades concretas para desarrollarlas, no podemos esperar a que surja en textos que estemos leyendo la demanda de trabajar una u otra porque pudiera ocurrir que no la trabajásemos y se quedara ahí, como una herramienta que no hemos echado a la caja y a la hora de tener que utilizarla nos falte.


Seguir la vida del sitio RSS 2.0 | Mapa del sitio | Espacio privado | SPIP | esqueleto